La historia de la salvación - Abrahán (Parte I)

Para los subtítulos en español, pulse el “CC” al pie de la pantalla.

Objetivo: Tras leer y comentar sobre la alianza de Dios con Abrahán y sobre la relación difícil que Abrahán tuvo con Lot, que los participantes aprendan a ser fieles a Dios.

MATERIAL INTRODUCTORIO

¿QUÉ NECESITAMOS SABER SOBRE ESTA LECTURA?

Lea: Génesis: 12:1-5, 15:1-6, 15:12

CONTEXTO

Contexto en la historia de la salvación: Un linaje fiel

Después de Noé la humanidad vuelve a caer en la rebelión, lo cual culmina en la construcción de la Torre de Babel, la cual deja a la familia humana cada vez más exiliada. Sin embargo, el linaje de Sem, el hijo de Noé, permanece fiel, y Abrán, uno de los descendientes de Sem es elegido para recibir la próxima alianza con Dios. (Nota del traductor: “Abrán” y “Abrahán” denominan al mismo patriarca. Antes Abrán, “padre excelso”, en Génesis 17:5 Dios le pone Abrahán “padre de una multitud”. La Biblia de Jerusalén, citada en este estudio, usa las formas susodichas; otras traducciones al español utilizan “Abram” y “Abraham”.)

Contexto para nuestro estudio hoy: Tres promesas

Génesis 12:1-3

Dios le da a Abrán un mandamiento y luego tres promesas. Abrán debe marcharse de su tierra, sus parientes y de la casa de su padre. Por su obediencia, Dios promete hacer de él una gran nación, darle un gran nombre y bendecir a todo el mundo por medio del linaje de Abrán. Esta serie de promesas sorprende porque en este momento, Abrán tiene 75 años y no tiene hijos.

En los siguientes capítulos de Génesis, las promesas de Dios a Abrán se elevan al nivel de tres alianzas. En el capítulo 15 de Génesis, Dios establece una alianza con Abrán con respecto a la tierra (una gran nación); en el capítulo 17, Dios establece una alianza con Abrán con respecto a una dinastía real (un gran nombre); por último, en el capítulo 22 de Génesis, Dios establece una alianza con Abrán con respecto a una bendición mundial.

Esta alianza forma un mapa para el resto de las alianzas en la historia de la salvación. La alianza de la tierra se culmina en Moisés; la alianza de la dinastía real se culmina con David; y la alianza de la bendición mundial se culmina en Jesucristo. (Véase la tabla en la Guía de preguntas para este estudio bíblico.)

The Story of Salvation - Spanish - Abraham Part 1 - Image 1

CLIMAX: ABRÁN Y EL APEGO A LO FAMILIAR

Génesis 12:4-5

Dios llama a Abrán a dejar todo atrás, hasta a todos sus parientes y lo llama a viajar a una tierra nueva. Lo sorprendente es que Abrán responda en fe ¾mayormente¾ a este llamado. Dice en Génesis 12:4, “marchó, pues, Abrán, como se lo había dicho Yahvé, y con él marchó Lot”. Pero, ¿quién es Lot? En el siguiente versículo, aprendemos que Lot es el sobrino de Abrán (el hijo de su hermano), uno de sus parientes. Como veremos, Lot no lo hubiera acompañado.

Al viajar a una tierra nueva, Abrán estaba dispuesto a sacrificar mucho. ¿Por qué, entonces, desobedece Abrán el mandamiento de Dios cuando invita a Lot a acompañarlo? Primero, en este momento, Abrán no tiene heredero: y si se queda sin hijos, ninguna de las promesas de Dios será posible. Se quedará sin heredero y sin nadie que le sobreviva para continuar su linaje y nombre después de su muerte, dos asuntos importantes en los tiempos de Abrán. Entonces, ¿qué está pensando Abrán? Un estudio bíblico sugiere que Abrán intenta ser fiel tanto a Dios como a sus propios planes (Tim Gray and Jeff Cavins, “Walking with God”, 34-35). Para Abrán, Lot era una “estrategia de salida” o un “ plan B”, por si Dios no cumpliera con sus promesas. Abrán quiere traer a Lot para contar con más opciones. Con Lot como un hijo sustituto, Abrán parece fiel al llamado de Dios, pero no se deja sin respaldo inmediato.

APLICACIÓN A LA VIDA: CUENTA LAS ESTRELLAS

Génesis 15:1-6, 15:12

Aún después de que Abrán se despide de Lot (Gn 13:11), tiene oportunidades para la madurez espiritual. El señor le habla y le dice que no tema, pero Abrán le recuerda respetuosamente de sus circunstancias: Abrán no tiene ni hijos, ni a nadie para heredar las bendiciones prometidas. El nombre “Abrán” significa “padre exaltado”, lo cual ahora pareciera nada más que un chiste cruel al patriarca anciano.

Dios responde a las inquietudes de Abrán, invitándolo a salir de su tienda: “mira al cielo; cuenta las estrellas, si puedes… así será tu descendencia” (Gn. 15:5). Génesis nos dice que en este momento Abrán puso su confianza en el Señor. Se trata de un avance importante para Abrán, pero se incluye un detalle sutil más adelante en el capítulo que hace esta lectura aun más interesante. En capítulo 15, versículo 12 dice “cuando estaba ya el sol para ponerse”, lo que indica que cuando Dios pidió que Abrán contara las estrellas, estaba durante el día, por lo que Abrán ni las pudo contar, ni siquiera las alcanzó ver. Con esta imagen de descendientes prometidas pero invisibles, es como si de nuevo Dios le dijera, “puedes confiar en Mí, sí pasará aunque ahora ni veas cómo”. Este acto de confianza se resume en el versículo 6: “Y creyó Abrán en Yahvé, que se lo reputó por justicia” (Gn. 15:6). Dios luego eleva Sus promesas ¾de darle a Abrán una tierra y hacer de él una nación¾ al nivel de una alianza (Gn. 15:7-12).

A menudo, tenemos miedo de separarnos de nuestro “Lot”, porque no alcanzamos ver lo que va a suceder. Debemos confiar en la fidelidad de Dios, sin importar si la recompensa esté visible o no. Esto no quiere decir que esperemos que Él nos dé lo que queramos o que tarde o temprano se realicen todos nuestros planes; más bien, cuando damos todo a Dios, no necesariamente vamos a recibirlo todo. Pero lo que Él promete satisface mucho más: Él mismo se entrega a nosotros. Frente nuestros problemas, Su respuesta siempre es “estoy contigo” y no necesariamente un “te las arreglaré”.

RESUMEN

En este capítulo, aprendimos que Dios hizo tres promesas a Abrán, y cada una de las cuales corresponde a las siguientes tres alianzas en la historia de la salvación. Dios eleva estas promesas a alianzas que abarcan a la tribu entera de Abrán. Además, observamos cómo le costaba a Abrán separarse de su sobrino, Lot, lo cual nos hace conscientes de la necesidad de no aferrarnos a situaciones que socavan nuestra confianza en Dios. Por último, observamos la fe de Abrán, quien confió en el Señor a pesar de no saber cómo Dios cumpliría con Sus promesas. El símbolo de las estrellas nos recuerda a ser fieles, incluso cuando no alcanzamos ver cómo las cosas van a salir.

GUÍA DE PREGUNTAS PARA SU ESTUDIO BÍBLICO

Génesis 12:1-5, 15:1-6, 15:12

Recordatorio para el misionero del objetivo del capítulo: Tras leer y comentar sobre la alianza de Dios con Abrahán y sobre la relación difícil que Abrahán tuvo con Lot, que los participantes aprendan a ser fieles a Dios.

INTRODUCCIÓN

1. ¿Alguna vez te ha tocado que sabías que tenías que cambiar algo en tu vida, o dejar algo ir, pero no pudiste hacerlo?

(Léase en voz alta a su grupo.)

Hoy vamos a conocer los detalles de la vida de una persona, quien en toda probabilidad es la figura más importante en el Antiguo Testamento: Abrán, quien más adelante en su vida se conocerá como Abrahán. Con Abrán, Dios desdobla el mapa de las alianzas restantes en la historia de la salvación. Pero antes de conocer a Abrán, repasemos lo que hemos visto y lo que ha sucedido en la historia de la salvación hasta el momento.

2. ¿Alguien se acuerda de las primeras dos alianzas y quién eran sus integrantes? (El misionero puede pedir que digan el símbolo de cada alianza también.)

Adán. Una pareja. El Sabbat.

Noé. Una familia. El arco iris.

(Léase en voz alta a su grupo.)

Además, recordemos que después de Noé, la humanidad volvió a caer en la rebelión, la que culminó en la edificación de la Torre de Babel, suceso que desterró a los humanos cada vez más en el exilio. Sin embargo, el linaje de un hijo de Noé, el de Sem, permaneció fiel. Se elige a uno de los descendientes de Sem para recibir la siguiente alianza en la historia de la salvación.

CONTEXTO: TRES PROMESAS

Lean Génesis 12:1-3

3. ¿Qué pide Dios de Abrán, y qué le ofrece a cambio?

Respuesta: Dios le llama a Abrán a dejar su tierra, a sus parientes y a la casa de su padre. A cambio, Dios le promete tierra, un gran renombre y un linaje que traerá una bendición a todas las familias de la Tierra.

4. (Nota al misionero: Refiérase a la tabla de las alianzas a continuación. Explique a su grupo que Génesis 12:1-3 da un mapa para la relación que Dios tiene con Abrán y para las alianzas restantes en la historia de la salvación. Repase la tabla con su grupo.)

The Story of Salvation - Spanish - Abraham Part 1 - Image 2

 CLIMAX: ABRÁN Y EL APEGO A LO FAMILIAR

5. A la luz de Génesis 12:4-5, ¿Abrán obedece lo que Dios le pide?

Permita los comentarios. Nota al misionero: Es probable que el grupo no mencione a Lot. Si no saben la respuesta o no dan la respuesta correcta, avance a la siguiente pregunta.

6. A veces en las Escrituras un solo detalle tiene un significado determinante / contundente. Lot es un detalle que Abrán trae consigo en esta lectura. ¿Quién es Lot? ¿Traerlo va en contra del mandamiento de Dios?

Respuesta: Lot es el sobrino de Abrán (Gn 12:5), lo cual va en contra del mandamiento de Dios. Dios pidió que Abrán dejara a sus parientes atrás (Gn 12:2).

7. ¿Por qué piensan que Abrán lleva a Lot de todas formas?

Repuesta: Abrán lleva a Lot porque no tiene hijos: a los 75 años, su mayor inquietud es que se quede sin heredero (para que las tres promesas de Dios se realicen para Abrán, Dios necesita darle un hijo). Es probable que Abrán viera en Lot una prevención por si las promesas de Dios no salieran como él esperaba. Quizás piensa que si se aferra a Lot, todavía cuenta con un hijo sustituto.

8. Como Abrán, a veces cada uno de nosotros nos aferramos a planes alternativos para sobrevivir en vez de confiar en los de Dios en nuestras vidas; o bien, tomamos medidas preventivas por si los planes de Dios no salgan como esperamos. ¿Cuál es tu plan B de sobrevivencia?

Nota al misionero: esta pregunta puede ser difícil. Tenga preparado un ejemplo de su propia vida. Ud. tiene la libertad de modificar la pregunta para que su grupo participe. No teme el silencio si hay que esperar hasta que comenten.

APLICACIÓN A LA VIDA: CUENTA LAS ESTRELLAS

9. Dios habla a Abrán diciéndole que no tema, pero Abrán todavía está frustrado porque aún no tiene heredero; así que, Dios le invita a Abrán a salir y contar las estrellas, y en este momento Génesis dice que “creyó Abrán en Yahvé, que se lo reputó por justicia” (Gn 15:6). ¿Por qué piensan que la experiencia fue tan significativa para Abrán?

Permita los comentarios.

10. Ahora, hay otra vuelta de tuerca en este episodio con Abrán y Dios. Aprendemos algo interesante unos versículos después, ¿Si alguien lee Génesis 15:12? (Léase en voz alta.) ¿Qué nos dice esto con respecto al momento cuando Dios pide que Abrán salga y cuente las estrellas?

Repuesta: Estaba en pleno día y las estrellas no se veían.

11. Entonces, ¿qué quiere Dios que Abrán vea a la plena luz del día?

Respuesta: Dios está mostrándole que sí le dará un heredero, aunque Abrán en el momento no vea cómo será. Dios está ayudándole a confiar en Él, quien logrará lo que parece imposible.

12. A veces es difícil dejar ir a algo que valoramos porque no sabemos qué va a pasar. ¿Alguna vez les ha tocado vivir eso?

Permita los comentarios.

RESUMEN

(Léase en voz alta al grupo.)

En este capítulo, aprendimos que Dios hizo tres promesas a Abrán, y cada una de las cuales corresponde a las siguientes tres alianzas en la historia de la salvación. Dios eleva estas promesas a alianzas que abarcan a la tribu entera de Abrán. Además, observamos cómo le costaba a Abrán separarse de su sobrino, Lot, lo cual nos hace conscientes de la necesidad de no aferrarnos a situaciones que socavan nuestra confianza en Dios. Por último, observamos la fe de Abrán, quien confió en el Señor a pesar de no saber cómo Dios cumpliría con Sus promesas. El símbolo de las estrellas nos recuerda a ser fieles, incluso cuando no alcanzamos ver cómo las cosas van a salir.